martes, 1 de diciembre de 2015

Ecúmene y Anecúmene


La esfericidad de la Tierra fue establecida por la astronomía helenística en el siglo III a. C., y los primeros globos terráqueos aparecieron en esa época. El ejemplo más antiguo conocido es el que construyó Crates de Malos en Cilicia a mediados del siglo II a. C.

El primer Orbe terráqueo esférico, añadía nuevos continentes al Ecúmene conocido, demasiado pequeño respecto al tamaño de la Tierra determinado por los cálculos de Eratóstenes. Este desequilibrio aparente, inaceptable por la cultura griega, que daba gran importancia a cuestiones como la armonía y el balance del Universo, fue resuelto por Crates incorporando otros “continentes”, origen de lugares míticos como los Antípodas y el gran continente austral conocido como Terra Australis.

Anecúmene
Anecúmene

Ecúmene
Reconstrucción del mapa de la Ecúmene de Heródoto, circa 450 a. C.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...