domingo, 17 de febrero de 2013

¡Comprendemos el tamaño real de las cosas!

Big art installation at our coworking space in Kigali, Rwanda
Big art installation at our coworking space in Kigali, Rwanda
Muchas veces nos encontramos con información que aunque parece que entendemos no llegamos a captar su significado. Muchas de ellas entablan relación con las medidas. Todos estamos acostumbrados a determinadas medidas, lo que es un litro, lo que es un metro, lo lejos que queda la playa y así un sin fin de medidas que nuestro cerebro acepta sin rechistar. 

Pero cuando la cifra empieza a aumentar nuestro cerebro entiende el dato pero no asimila la información. Un caso claro son las distancias espaciales, donde los números se disparan y es necesario utilizar medidas no métricas como los años luz. Sin ir más lejos el famoso asteroide que pasó rozando la tierra, que difiere de los que cayeron en Rusia. 

Gráfica a escala de la aproximación del asteroide 2012 DA14 junto a la Tierra y su situación en relación a los satélites artificiales.
Gráfica a escala de la aproximación del asteroide 2012 DA14 junto a la Tierra y su situación en relación a los satélites artificiales.

Pues bien, la dimensión de la noticia no fue entendida por mi cerebro hasta que escuché en la radio una analogía que dejó todo más claro. Comparando las dimensiones de la Tierra con una pelota de tenis y la Luna con una canica, la distancia a la que pasó el asteroide sería de unos 14 cm ¿Interesante, no?

Algo similar pasa con el dinero, cuando escuchamos las cuentas de algunos en Suiza, no sabemos bien su dimensión. Un amigo mío solía comparar el dinero utilizando cubatas, claro está, el número de cubatas equivalente a un millón de euros sería de 166666,6666666667, teniendo en cuenta un precio estándar de 6 euros, lo que asimila bien nuestra mente es la parte decimal de esto, es decir, el medio cubata final, si nuestro cuerpo tolerara la cantidad entera. 

Pila de cubatas

Los mapas nos inducen a errores similares, debido a que la representación de algo esférico en dos dimensiones lleva consigo un error. Se le llama  distorsión, según se utilice una proyección u otra, la distorsión afecta de un modo u otro. Algunas proyecciones conservan la medida de los ángulos, se denominan conformes, otras prestan más atención a las áreas, se denominan equivalentes, otras conservan las distancias, son las equidistantes, así existe un gran número de proyecciones cartográficas, por si tenéis curiosidad aquí hay una pequeña relación. 

Proyección de Gall–Peters
Proyección Equivalente de Gall–Peters.

La proyección de Mercator es un tipo de proyección cartográfica cilíndrica, ideada por Gerardus Mercator en 1569, para elaborar mapas de la superficie terrestre. Ha sido muy utilizada desde el siglo XVIII para cartas náuticas porque permitía trazar fácilmente las rutas de rumbo constante o loxodrómicas como líneas rectas.

Proyección de Werner
Proyección de Wener. Ideal para San Valentín.

Esta proyección es la más común en cualquier mapa de Internet, gracias a que es la que utiliza GoogleMaps  , OpenStreetMap y  todos los que vinieron después. El problema de esta proyección es que distorsiona la forma y el área de grandes masas de tierra. Esta distorsión aumenta progresivamente según te acercas a los polos. El ejemplo más plausible es el de África, que aparenta el tamaño de Groenlandia, cuando en realidad es del orden de 14 veces más grande.

Proyección de Mercator
Proyección conforme de Mercator.

Para documentar esto, Kai_Krause creo una infografía llamada The Real Size of Africa donde nos indica el tamaño real de África, introduciendo literalmente otros continentes y países dentro de sus contornos. La imagen es elocuente y demuestra que África es grande, muy grande. 




Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...