lunes, 28 de enero de 2013

Peligrosidad de los combustibles


La combustibilidad de un material vegetal puede definirse como la capacidad del sistema forestal en que se integra para arder y desprender la energía suficiente para provocar la inflamación de la vegetación adyacente, extendiendo el fuego. A cada tipo de vegetación, le corresponde una inflamabilidad y combustibilidad determinadas, que varían en función del tipo y cantidad de biomasa, y su distribución espacial o estratificación. Esta combustibilidad ha sido interpretada en este estudio a través de los modelos de combustible (Rothermel, 1983). 



La definición de los modelos de combustible y las formaciones forestales dominantes presentes en el ámbito territorial definido se realiza a partir de los datos del Mapa Militar de España a escala 1:50.000 Serie M7815.


Distribución de la vegetación en la zona de estudio
Distribución de la vegetación en la zona de estudio.

A continuación se ha clasificado la peligrosidad de cada uno de estos modelos de combustible en función de la longitud de llama y de la velocidad de propagación característicos de cada uno de ellos [5][27][31][32][36]. 

El modelado de los combustibles es uno de los procesos más complicados de éste trabajo, y desde luego, sería necesario una revisión del terreno y el asesoramiento de un técnico o ingeniero forestal para la correcta asignación del modelo genérico de Rothemel en éste punto del estudio, además del modelado en detalle a la hora de realizar la simulación del comportamiento del incendio. 

Para la asignación de los modelos de combustible, y a falta de una revisión de campo que es imperativa en el caso de realizar un trabajo exhaustivo, se van a realizar las siguientes suposiciones: 

  1. Tratamiento distinto de las zonas de vegetación que estén comprendidas en los límites del Parque Natural de los Alcornocales. Al ser un Parque Natural, podemos suponer y suponemos que se realizan las tareas periódicas de poda, limpieza y mantenimiento del mismo.
  2. Pastos dentro del parque no pastoreados. 

Con ello asignamos los siguientes modelos de combustible:

Modelado de combustible en la zona de estudio.
Modelado de combustible en la zona de estudio. Tabla 11.
Siendo los modelos:

1.- Pastizal olitográfico y otros sometidos a pastoreo.
2.- Pastizal con arbusto corto.
3.- Pastizal no pastoreado y cultivos herbáceos.

Modelos 1,2 y 3 según Rothemel.
Modelos 1,2 y 3 según Rothemel.

4.- Matorral >2m. altura, mancha mediterránea, monte bravo.
5.- Matorral bajo <0.6 m. altura.
6.- Matorral medio 0.6-1.2 m. altura.

Modelos 4,5 y 6 según Rothemel
Modelos 4,5 y 6 según Rothemel.

7.- Restos leñosos con hierba y matorral joven.
8.- Hojarasca en bosque denso.
9.- Arbusto corto bajo arbolado.

Modelos 7,8 y 9 según Rothemel.
Modelos 7,8 y 9 según Rothemel.
10.- Arbusto seco bajo arbolado.
11.- Restos ligeros de poda.

Modelos 10 y 11 según Rothemel.
Modelos 10 y 11 según Rothemel.
12.- Restos pesados de poda poca densidad.
13.- Restos pesados de poda gran densidad.

Modelos 12 y 13 según Rothemel.
Modelos 12 y 13 según Rothemel.

Con las características y modelo de combustibles, obtenemos el siguiente mapa de clasificación:

Mapa de distribución de combustibles.
Mapa de distribución de combustibles.
Reclasificando por sus valores de peligrosidad, obtenidos de la tabla 11 (ver más arriba), obtenemos el mapa de peligrosidad por combustibles:

Mapa de peligrosidad por efecto del combustible
Mapa de peligrosidad por efecto del combustible.

Bibliografía:


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...